Los orígenes de Rapunzel

Seguramente la versión que casi todos conocéis de la historia de Rapunzel es la más moderna, o incluso la de Enredados, pero lo cierto es que la versión original de los hermanos Grimm es mucho más macabra de lo que nos habían contado a todos de pequeños, porque nos habrían provocado unas cuantas pesadillas… De hecho, la historia original de los Grimm es del año 1812 y fue tan dura que decidieron hacer una nueva historia menos agresiva en 1857.

En el cuento original, la familia de Rapunzel es un simple matrimonio de campesinos que viven al lado de la casa de una bruja, llamada Gothel. La madre de Rapunzel, que por aquel entonces estaba ya embarazada de ella, vio desde su ventana los ruiponces (unas flores de color lila, que en alemán se llaman “Rapunzel”) y se le antojaron muy fuertemente.

Un día su marido le pregunta por qué se encuentra tan pálida y desmejorada, y ésta le contesta “tengo un antojo tan fuerte de los ruiponces de nuestra vecina, que si no los como moriré”. El marido, muy preocupado por su mujer, se escabulle esa misma noche en el huerto de la bruja y le roba unos ruiponces. A la noche siguiente, vuelve a repetir la operación, pero esta vez la bruja lo pilla en plena tarea. Acaban haciendo un pacto que permitía al marido recoger tantos ruiponces como quisiera a cambio de darle a la bruja su hija al nacer, con la promesa de que la cuidaría como una madre.

Y así lo hicieron, y cuando Rapunzel cumplió los 12 años, la bruja la encerró en una torre sin puerta ni escaleras, y vivió durante años allí aislada del mundo para que nadie se la robara, hasta que un día, el príncipe del reino oyó su canto y quedó prendado de ella. Estuvo días espiando su torre para ver cuál era la forma de subir hasta ella, hasta que apareció Gothel y le dijo a Rapunzel desde debajo de la torre:

“¡Rapunzel, Rapunzel! ¡Echa tus cabellos y subiré por ellos!”

Rapunzel echó su cabellera y por ella trepó la vieja bruja. El príncipe esperó a la noche y volvió a repetir las palabras que dijo Gothel, y así subió a la torre y conoció a Rapunzel, quien al principio se asustó de él, pues no había visto jamás a un hombre. Y con tal desinformación, Rapunzel tampoco sabía que se podía quedar embarazada, ni tampoco sabía que era un embarazo.

Tras varias noches de visitarla el príncipe, Rapunzel le preguntó a Gothel por qué su cintura cada vez era más ancha. La bruja se enfadó y la desterró al desierto, donde acabó dando a luz a gemelos. Mientras, la bruja preparó una trampa para el príncipe, y le dijo que ya no vería más a Rapunzel. Éste se intenta suicidar tirándose de la torre, pero cae sobre unos espinos y queda ciego. Tras años vagando ciego y lamentándose por la pérdida de su amada, acaba encontrándola en el desierto, y Rapunzel al verle llora, cayendo sus lágrimas en los dañados ojos del príncipe, que se curaron al instante. Juntos volvieron a su reino junto con sus dos hijos gemelos y vivieron felices. Conociendo la verdadera historia de Rapunzel, se entiende mejor por qué ha cambiado tanto para poder ser apta para los niños, y sinceramente, la historia de Enredados es mucho menos macabra, aunque poco tenga en común con la original. Si te gustó la última adaptación de Rapunzel, Enredados, puedes hacerte con el pack de Mini Vynl de Rapunzel y Flynn en Mundo Funko.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados